Bodegas Obalo estrena una nueva imagen corporativa ligada a la cultura vinícola riojana

El elemento gráfico que identifica Bodegas Obalo está, igual que sus vinos, íntimamente ligado al viñedo y a la historia vinícola de La Rioja.

Dentro del paisaje riojano se conservan restos que atestiguan la enorme tradición de la zona. Entre estos elementos, destacan los lagares rupestres, unas construcciones rústicas medievales realizadas en piedra características de la zona de Rioja Alavesa-Sonsierra, donde se encuentra un 95% de los 200 que se tienen catalogados en la D.O.Ca. Rioja.

Estos lagares servían para estrujar la uva en la propia viña y extraer el mosto. Se pisaba la uva en la pila mayor y, por gravedad el mosto caía a la pila menor. Existen teorías que dicen que era una forma de sobrevivir en un clima de guerra (s. XII-XV) ya que eran estructuras imposible de robar, de quemar o de romper.

El logo de Bodegas Obalo se inspira en estas construcciones para hacer un homenaje a esta tradición y nos sirve como excusa para contar la historia de estos elementos que pensamos que tienen un indiscutible valor cultural y hablan de la idiosincrasia y la forma de vida de una zona que es la que hoy nos acoge.