Personalidad desde el viñedo

La elaboración de los vinos de Obalo está basada en el control del viñedo marcando la vocación de cada vino de antemano y siguiendo su evolución desde el inicio, desde la poda, hasta su correcta maduración. El objetivo es obtener vinos de marcada personalidad, vinos modernos derivados de la tradición de la viña en combinación con la juventud de la bodega, potentes pero con la delicadeza de todo el proceso y fieles reflejos de los caprichos climáticos de las añadas.

En Bodegas Obalo la vendimia se realiza siempre de forma manual. Una vez que la uva está en bodega entra en una cámara de frío durante 12 horas. Se realiza además una minuciosa selección en_MG_8172 dos mesas consecutivas, de racimos primero, y tras el despalillado, en una nueva mesa donde se seleccionan los granos aptos para la elaboración. A partir de aquí comienza un proceso de elaboración dirigido a potenciar en cada vino sus mejores cualidades.

Obalo. En busca de la frescura y la fruta. El vino más joven de la bodega se macera en frío 48h con el fin de extraer los colores y los aromas varietales de fruta fresca característicos del tempranillo. La fermentación maloláctica se realiza una parte en barricas nuevas de roble francés, donde permanecerá 4 meses de crianza, y otra parte en depósito, con el fin de respetar la frutosidad y frescura de un joven ligeramente arropado por la madera.

Obalo Crianza. Uvas con una maduración larga y lenta en la viña a la que esperamos con paciencia. Puesto que las viñas exhiben diferentes características por su localización y condiciones, se vinifican en pequeños grupos por separado para extraer sus cualidades. Tras la fermentación lenta y los ciclos de remontado, se deja macerando para extraer el máximo potencial de crianza hasta que por cata se prensa.

La fermentación maloláctica, en este caso, se realiza en barrica de roble francés de diversas tonelerías y tostados, tanto nuevas como de un uso, dos y hasta 3 durante doce meses. Esto nos permite la integración lenta de la madera con el fin de potenciar -sin enmascarar- las virtudes de la uva y del mismo modo nos amplía el juego del coupage.

Obalo Reserva. Mimo a los viñedos más longevos. Las uvas procedentes de las parcelas más viejas se fermentan individualmente en micro-vinificaciones y se elige la tonelería más adecuadas a la parcela y características de la añada. Allí permanecerán entre 12 y 18 meses. A partir de ahí permanecerá en botella hasta que llegue a su plena madurez y su momento perfecto de consumo.